Los humanos hemos evolucionado, con el pasar de los años ya no buscamos lo mismo, nos enfocamos en objetivos, en su mayoría son aquellos que vienen desde épocas de nuestros abuelos:
“Debes buscar un trabajo”, “Debes estudiar y terminar una carrera” y “Debes tener una familia”.
Cada uno de ellos fueron objetivos que en su momento personas como nosotros, cumplían y se sentían logrados. Pero la realidad actual ha cambiado, ya no buscas terminar una carrera, encontrar un trabajo y tener una familia; día a día vemos personas que ya estudiaron una carrera, que ya contaban con un trabajo y que ahora van en busca de lo desconocido, el objetivo cambió, y ahora los jóvenes buscan vivir experiencias, acumular recuerdos e interactuar con otras culturas.
A veces sientes que viajas y cuando regresas, la monotonía vuelve hacer que necesites otro viaje, porque ya no te hace feliz seguir en un mismo lugar, además de eso tu espíritu busca la introspección en estos viajes, miles de personas viajan solas buscando respuestas, otras viajan con amigos, familia o pareja y van en busca de nuevos conocimientos y recuerdos.
Cuando tu espíritu busca la introspección, es porque sientes que algo en tu interior sigue vacío y hoy en día es muy común ver vídeos sobre “¿Cómo alcanzar la felicidad?, también hay muchas publicaciones en redes sociales que te invitan a meditar más sobre tu vida para que encuentres el camino correcto, si te sientes así, esta información te ayudará, no sólo está basada en oraciones para meditar sino en lo que es la realidad en la vida de otras personas como tú o yo, todos en busca de algo diferente, en tu caso podría ser viajes, en el caso de tu amigo podría ser encontrar el amor y otras personas pueden estar intentando salir de una depresión.

Meditaciones para este 2018:
*Ando solo por estos lares, me encuentro con seres queridos, conocí nuevas amistades y lugares unos más bellos que otros, mis sentimientos han aflorado y también se han marchitado, y al final viéndome en soledad pregunto ¿Porqué? Y a veces puedo pensar que pido mucho, ya que tengo lo esencial y quizás más de lo que otros no tienen: tengo familia, tengo salud, tengo dinero y aún así me falta algo. ¡Dónde está el amor!
Tengo sed de amor porque el mundo es constante, el tiempo vuela y yo sigo parado esperando, quiero de ése amor no de cuentos de hadas, he visto demasiado y conocido tanto de éste mundo, que sé que ése amor no existe, quiero de ése amor que te tiende la mano y te agranda el corazón, que te limpia la mirada y te llena de dulzura. Sólo algo de amor, así sea un murmullo. Quizás eso llene el vacío que vengo sintiendo.
*Hoy me veo en el mismo lugar en donde estuve mis 22 años, recuerdo mi pasado y se me da por pensar y pensar, casi no lo puedo controlar y cuando quiero ver mi futuro, ya no me veo aquí, acaso está mal pensar que mi camino no es el que vengo siguiendo, que mi tiempo se acaba y sino me voy a buscar mi lugar en éste mundo, seguiré pensando y pensando sin poder parar. En ése momento es cuando quiero caminar en busca de nuevos senderos, buscar nuevos amigos, conocer esos lugares que están olvidados, pero que sé que a mí me gustarán, quiero encontrar esa sensación de sanarme a través de los nuevos comienzos, de lo simple que sería la vida si sólo fuésemos como gitanos, andando sin un lugar fijo y conociendo más allá de lo que imaginamos.
*Tras llorar, no sé por cuánto tiempo, vuelvo a la realidad después de varios meses y recuerdo todo lo que paso como si lo viviese ahora mismo, mi matrimonio terminó y yo no pude hacer nada, salvo ahora preguntarme: ¿Porqué a mí? No tuve grandes historias de aventura, mi vida ha sido tan tranquila y siempre la quise así, no ansío nuevas experiencias, sólo quiero volver a verlo una vez más. Siento que me arrebataron todo y me siento mal de ver a mis padres cuidándome para que no acabe con mi vida, porque el dolor me inunda y a veces quisiera no sentirlo, lo perdí y no sólo a él sino a lo único que me aferre para poder tener algo de él. Estuve inconsciente por mucho tiempo, sin ganas de comer, de reír y de vivir.
Busco llenar ese vacío de dolor que me dejo la partida de mi esposo y mi hijo. Me impulse en el dolor y en la oración para poder salir adelante, pase de ser Administradora a ser cuidadora infantil, lo necesitaba, necesitaba esa cercanía de lo que yo pude tener y día a día me doy cuenta de que el dolor va sanando a través de la sonrisa de otros niños. No me dejo de hacer la misma pregunta, pero ahora quizás pueda entender que Dios sabía que mis seres queridos no dejarían que me hundiera en esa depresión.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *